Profesores

Los profesores de religión se han autoevaluado como competentes y formados para la tarea docente (84 %) y sus relaciones con las familias, alumnos y compañeros de claustro se estiman positivas en una media del 80 %.

La gran mayoría valora muy positivamente las contribuciones educativas de la clase de Religión. Estiman que ésta ayuda a comprender las culturas; contribuye a construir la diversidad social y religiosa; facilita una educación de la interioridad que favorece la autonomía personal; y contribuye a la formación ética y la ciudadanía global.

Los profesores de religión pasan por tener una alta cualificación y también un alto compromiso de actualización pedagógica. El 94 % participa habitualmente en actividades de formación permanente, en centros públicos supera el 97 %; y el 75 % de los docentes, en Secundaria, tiene otra titulación universitaria diferente a aquella con al que accedieron al trabajo.

Sobre el asociacionismo del profesorado de Religión, nos encontramos con un compromiso alto. Una amplia mayoría pertenece a algún sindicato (74 %) y tiene un compromiso de voluntariado vinculado a la promoción de la justicia (71 %). Pese a esto, solo un 8 % se siente valorado en su trabajo por la sociedad.