Familias

El Informe ERE´2020 revela que las familias están globalmente satisfechas con la enseñanza de la religión que reciben sus hijos en los colegios. Un 73 % de las familias muestra una satisfacción general con las clases de Religión. Para tres de cada cuatro la asignatura de Religión es necesaria en la educación de sus hijos.

Uno de los indicadores más relevantes en las opiniones de las familias que optan por la enseñanza de la Religión es su valoración sobre lo que podemos denominar contribuciones educativas de la asignatura. Más del 80% de las familias aprecia que la clase de Religión es buena por los valores que propone y más del 60% considera que hace más responsables a sus hijos y que fomenta en ellos el espíritu crítico.

Esta valoración positiva de la clase de Religión se confirma cuando una amplia mayoría de las familias que la elige rechaza los estereotipos sobre la enseñanza de la religión. Más del 70 % rechaza abiertamente la crítica de los que la acusan de adoctrinamiento y tampoco la ven como privilegio de la Iglesia.