La ERE, al servicio de la dignidad personal